ICBF y UNIMAGDALENA certificaron 1.440 Familias con Bienestar para la Paz

photo
2018-10-29


Esta modalidad generó capacidades para manejar situaciones alrededor de temas como la salud sexual y reproductiva, la crianza de los hijos, los valores, los derechos de los ciudadanos, de los niños, niñas y adolescentes; además de la promoción de hábitos y estilos de vida saludables.

En los doce municipios del departamento del Magdalena donde se desarrolló la modalidad Familias con Bienestar para la Paz, los mil 440 participantes culminaron de manera exitosa todos los módulos de formación y las acciones de intervención psicosocial de uno de los programas bandera del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, cuya ejecución ha sido liderada por la Vicerrectoría de Extensión y Proyección Social de la Universidad del Magdalena desde el año 2012.

Durante las jornadas de clausura, las madres, padres, niños, niñas y adolescentes recibieron sus certificados que los acreditan como familias que aprendieron sobre el cuidado mutuo, a convivir de manera armónica y a fortalecer las relaciones comunitarias y sociales. Asimismo, a través del plan de vida familiar, los miembros del hogar lograron ponerse de acuerdo y comunicarse para plasmar sus fortalezas, objetivos y sueños en común. 

Los cierres también fueron el espacio para que los participantes compartieran las experiencias vividas y los aprendizajes obtenidos en los encuentros grupales y en las visitas de facilitación realizadas durante los nueve meses de implementación de la modalidad. De este modo, mujeres y hombres expresaron su alegría por hacer parte de un nuevo grupo de Familias con Bienestar para la Paz.

“A mí este programa me dejó muchas cosas bonitas. Teníamos muchos conflictos familiares y a raíz de esto mejoramos nuestras relaciones tanto laborales, sentimentales y hoy día comparto más con mis hijos, me he dedicado mucho a ellos”; indicó María Sulbarán, madre de familia procedente de Venezuela y asentada en el municipio de Zona Bananera, corregimiento de San José de Kennedy.

La madre de familia Emilia Hernández del corregimiento Cordobita, adscrito al municipio de Ciénaga, ponderó lo vivido en la modalidad: “Este fue un programa excelente, me pareció todo muy bien. Yo me considero una madre absorbente, la que todo lo soluciona, pero que no encontraba el momento para sentirme valorada. Fue de mucha ayuda aprender que también merezco ser escuchada”.

Por su parte, el enlace de Familias y Comunidades y de Niñez y Adolescencia del Centro Zonal Ciénaga de Instituto Colombiano de Bienestar Familiar puntualizó: “Terminamos un ciclo, fueron unos meses enriquecedores, con muchas dificultades, pero vemos que todo el esfuerzo sirvió y que hemos sembrado paz, hemos sembrado amor y esperamos que el mundo sea más bello de ahora en adelante para estas familias”. 

En los municipios de Ciénaga, Pueblo Viejo, Sitio Nuevo, Zona Bananera, El Banco, Plato, Sabanas De San Ángel, Santa Ana, Tenerife, Fundación, Pivijay y Santa Marta; los 36 agentes educativos realizaron diversos actos culturales, artísticos, lúdicos, recreativos y simbólicos para celebrar la terminación de un proceso que sigue cambiando y transformando las vidas de las familias colombianas.

Árboles de vida

Precisamente los momentos simbólicos se vieron reflejados en las exhibiciones del ‘Arbol de la vida’, propuesta psicosocial que tuvo como propósito expresar las dificultades, obstáculos, metas y sueños de cada uno de los miembros del hogar. El árbol de la vida representa la existencia y transmite la fuerza de resiliencia y positividad para lograr los cambios y transformaciones en el crecimiento y desarrollo de las familias. 

En las clausuras se observaron los árboles realizados por los participantes con materiales reciclables y mucha creatividad, cada uno de ellos muestran las historias de vida de las familias. Las raíces y los troncos significan la esencia del hogar, las fortalezas que se quieren conservar; las hojas describen las experiencias, los hábitos y las emociones; los frutos son los logros alcanzados y los objetivos por cumplir.